jueves, 20 de abril de 2017

No me habléis de amor

No me habléis de amor,
si no os habéis desgarrado el alma.
Si no habéis luchado todos los días,
por hacer relucir los dientes de tu presa,
sin querer cazarla.


No me habléis de amor,
hipócritas de palabras.
Que lo único que buscáis,
son besos que se vayan de madrugada.
No habléis de amor,
si no habéis visto su mirada.
Sus ojos pasear por la acera,
sus manos con sus venas hinchadas.
Si no os habéis querido ahorcar de su clavicula,
y resucitar sobre su barriga,
para ser su suicida preferida.
No me habléis de amor,

si ni siquiera sabéis hablar de palabras.

                                                     Emilia Ramos

Perder el corazón

He perdido el corazón;
lo único que late dentro de mi pecho 
es la esperanza de tenerte.
Mis ojos  se han resentido desde que te perdí;
lo más bonito de cada día era verte.
Ahora, perdido en la marea de mis lágrimas 
que alimentan mi alma, 
ella solo se sacia es con tus caricias.
Al estar a tu lado, los problemas pasan 
a un segundo plano 
donde me estaba resguardando de verte 
y dejar de perderme. 
Algo solo te digo:
desde que te alejaste 
he aprendido a olvidarte.

                                 Carlos Obiang

martes, 18 de abril de 2017

Algo más que lectura (en la Semana del Libro)

[...] "Y la lectura me sirvió de cobijo; cuando sólo creía ver incomprensión y mi lugar en el mundo se me perdía, siempre había un libro donde me retrataba, un libro que me daba el abrazo que necesitaba, un libro que me llevaba de la mano a un reverso de ese mundo donde yo podía ser quien quisiera y como quisiera. [...] Sería complicado explicar hasta qué punto en mi soledad –y no era locura, sino pasión- resonaban las voces y las vidas de tantos autores que me enseñaron a apreciar cada día con la emoción constante del que vibra con un mínimo gesto de belleza, que reside en lo más excelso, o en cada gota de lo cotidiano… Es complicado decir hasta qué punto el libro ha modelado mi alma haciéndola tan sensible a esa emoción que se ha vuelto un tesoro para mí [...]"

                                                                                                        Rocío Romero

lunes, 17 de abril de 2017

Rubén Darío y "La princesa Paca"

Hace unos días retransmitieron en televisión la película sobre el amor entre Rubén Darío y Francisca Sánchez. Una historia tan lírica, tan intensa, que se hizo testimonio de que la poesía es cierta y posible en cuanto se da voz a los sentimientos.

En nuestro taller hemos querido hacer un homenaje a ese amor, necesario para la Poesía porque esta bebe de pasiones desbordantes y hermosas como la que vivieron Rubén y Francisca... La Poesía no es "cosa de otros mundos", sino de este, y de las almas que buscan la intensidad y la verdad de lo que nos hace humanos:

Si te dicen que caí...

La poesía también se convierte en petición de vida; un prisma por el que vislumbrar la belleza incluso en los momentos que parecen no tenerla. La poesía es maravillosa porque ayuda a vivir, a encontrarle un molde al sentimiento y darle vuelo, ... para que, quizá, alguien pueda comprenderlo.




Si te dicen que caí,
Cuéntales mi historia.
La nuestra.
Háblales de los sueños sin cumplir,
 
De las metas difuminadas
hechas pedazos cuando llegas al final.
Del blanco y el negro
Y lo bonito que era el azul a tu lado.
Habláles de la primavera
Y sus mariposas.
De las flechas torcidas de Cupido.
Del camino lleno de curvas
que acaba en cuesta abajo y sin frenos.
 
Cuéntales de nuestra historia
Como si hubiese sido real.
Y si te preguntan por el final,
 
No respondas,
No hagas uno.
Cuéntales que caí
Por las medias tintas
 
y los trazos lentos
 

Por querer escribirte en poesía
Y quedarme a unos versos
De convertirte en soneto.

                               Neda Bourass

Tarde


Vivimos con prisa
y demasiado despacio.
Corriendo entre los rincones
perdidos de las grandes ciudades.
mirando más pantallas que miradas,
Más gente que personas.
Haciéndole compañia a la soledad
De los auriculares,
Como si eso fuese mejor
 
que hablar con el de al lado del tiempo.
Vivimos corriendo.


Enterrando nuestros corazones
Una vez rotos
Por si la herida vuelve a abrirse
Y por algún casual, 
acabas sintiendo.
Vivimos mirando a otro lado,
 
Como si así la verdad dejase de existir,
Como si ponerte la venda
 
Fuese mejor que mirar la realidad,
Y arreglarla.
Corriendo
Para llegar a tiempo
Y sin mirar la hora.
Porque cuando la miramos,
 
Nos sorprende saber
Que llegamos puntuales con todo,
Excepto con la vida.
 


                                       Neda Bourass

A ciegas


Volveremos a ser
miradas perdidas cuando cedas,
A perder la batalla,
 
porque luchar
 
Se hace díficil
 
cuando lo fácil está al lado.
Volveré a gritarte que no hay culpas que echar cuando no hay nada que hacer.
Pero sí lo había,
 
y casi siempre lo hay.
Volveré al mismo sitio que llámabamos nuestro,
 
Y me reiré de él como nunca,
 
Que ilusa se hace la vida
 
Cuando se confía a ciegas,
 
Cuando se quiere mal.


                               Neda Bourass

Con "v" de valor


Y vuelas,
 
y caes en vano,
te levantas a velocidad de vétigo
Y no vences al verso,
 
Vives, y vuelves a vivir.
Y te observas de nuevo.
Y no ves que el velero vaya,
Ni que el vago verano venga.
el viento no mueve vocal alguna.
Y vuelves a la carga veinte veces más,
 
Y vaya.
 

Que vulnerable se vuelve la vida
Cuando la valentía vela,
Cuando el velero marcha.

                                  Neda Bourass

Fugaz



Trébol de cuatro hojas
Deshojado, 
Y con la suerte aún
en la manga derecha, 
Fuiste eso.
Fuiste estrella fugaz, 
Demasiado efímera como 
Para llegar a pedirte.

                           Neda Bourass
                   

Desastre


Ya se dónde termina el mar y comienza el cielo, 
conozco la línea aguda
 
donde el equilibro es crucial y el riesgo aún mayor,
 
Sé dónde acaba el amor y comienza el odio,
Ese paso del que todos hablan.
Conozco las peligrosas fronteras que marca ese nudo en la garganta,
y la sensación de volar bajo tierra.
 
He escuchado más hablar de Cupido que hablar de corazón,
 
Pero aún creo en el poder de unas palabras bien dichas,
 
Sigo viendo la línea del horizonte -esa que ahora marca mi sonrisa-
Y perdiendo la llave de todas las puertas,
Pero aún no veo límites que puedan parar ningún desastre.
 

                                         Ni siquiera el mío.


                                                                   Neda Bourass

... Y esperando

En la vida hay muchos momentos de incertidumbre, de espera... en ellos, siempre la poesía es compañera de viaje.

Es eso que pasa mientras estás pensando qué es, 
O para qué sirve,
 
mientras esperas que alguien te salve,
 
Y acabas sólo esperando.
 
Es eso que pasa mientras
 
sientes el frío de enero en tu piel,
Miras las flores de primavera crecer,
Observas las hojas del otoño caer,
 
Y te alegras viendo al sol salir,
 
Es eso que pasa mientras la luna se deja ver de noche en noche,
Y mientras de tarde en tarde se asoma tu sonrisa,
Es eso que observas en los ojos de un niño,
La ilusión, el cariño,
Y es eso que observas en los ojos de un anciano,
 

El tiempo. La vida. O la falta de ella.

                                                        Neda Bourass

¿Valientes?

Una de las maravillas de la poesía es que crea valientes, personas confiadas en sus sentimientos; que viven sin miedo ...
Si vamos a hablar de valientes, 
Hablemos de quienes pierden la batalla
Y aún tienen ganas de jugar,
 
Hablemos de los peones,
 
De los que se despiertan cada día
 
A luchar por los suyos,
De quienes no se crean muros
ante el miedo de descubrirse a si mismos,
Hablemos de quienes quieren de verdad
Sin la incertidumbre del qué pasará,
De los que aman sin temor,
 
Y de los que arriesgan
-porque eso siempre hay que hacer-
Hablemos de los que comparten sin tener apenas algo,
De los que lloran en secreto,
 
y de los que se atreven a mostrarse,
 
De los que dicen lo que piensan
 
Y se disponen a morir por sus ideales,
 
De los que caen mil veces y se levantan una más,
 
De los que se quitan la venda de los ojos
Y se atreven, al fin, a mirar,
Si vamos a hablar de valientes,
Hablemos de quienes viven,
                                                sin miedo.

                                           Neda Bourass

Revolución

La poesía no solo es expresar los sentimientos más íntimos, sino comunicación con los demás; establecer lazos con otras almas que nacen desde el interior de cada uno.

Levántate y mira al frente, 
Que nadie puede detener
a quien con paso firme pretende
comerse el mundo.
Levántate y deshazte de tus cadenas cortantes,
deshazte de quien condena tu libertad.
Levántate, que en días normales,
también hay héroes que salvan el mundo,
O que se salvan a ellos mismos.
Levántate a observar como tirita el miedo, 
Y como tus ideales siguen en pie después, 
A reírte de tus malos recuerdos, 
Y ver como permaneces aún en otras mentes, 
A abrir los ojos y cerrar las heridas,
A esquivar balas y pisar fuerte.
Levántate a vivir,

a ser tu propia revolución.
                             Neda Bourass

viernes, 7 de abril de 2017

Abre la botella, amigo ... que tenemos un problema

Nos empeñamos en reivindicar el lugar de los jóvenes en ámbitos que creemos difíciles para ellos, nos empeñamos en una actitud demasiado paternalista que, en ocasiones, les corta las alas o no les deja mostrarlas ... Pero la juventud tiene mucho que decir, sabe defender aquello en lo cree; tiene mucho que ofrecer, mucho que mostrar,... y -aunque pocos confíen ello- mucha, mucha Poesía que dar al mundo. Así lo demuestra lo que sale de sus escritos:

Abre la botella amigo.. Que tenemos un problema.
Me reafirmaría mil veces en decir que la poesía es el arte que más puede arañarte el corazón ,si sabes escucharla. Porque detrás de la poesía están los escritores, la música, el arte y, lo que es mas importante: la vida.
Parece mentira que, antes, escuchar poesía fuera un lujo gozado por muy pocos y hoy, que la tenemos a menos de un verso de distancia, no seamos capaces de deleitarnos con ella los ojos.
En el instituto, estudiamos escritores, poetas. Pero son más que eso, son personas que desarrollaron su vida por medio de una pasión: las palabras. Las maquillaron, le dieron forma a ese caos... Y las acogieron en su hogar. Fue tanto el ahogo de tinta de esas épocas, que hasta, a día de hoy, podemos conocerlas. Y saber de la vida fascinante o incluso tremendamente anodina de cada persona que decidió pintar su desastre a modo de versos.
Habrá gente que no lo comprenda, muchos dirán que todos los poetas estaban locos. Porque, quizás, a lo mejor, lo estaban. Pero una nueva generación pisa fuerte de nuevo trayendo prosa poética y poesía en su más joven forma, acompañando a los sentimientos que siempre han existido y nunca dejaran de existir, tales como el amor, la felicidad, el consuelo, la soledad.
Podemos encontrar a un amigo en un poema, -o a un asesino- que, de lo mucho que comprende tu necesidad de consuelo, decide que sientas lo mismo.
Para la gente que diga que somos la generación perdida, no hemos olvidado a los grandes, ni a los nuevos, ni a todos los que se quedaron sin poder mostrar sus escritos.
No nos hemos olvidado de la poesía, ni de los libros, ni de los artistas.
Y aunque la olvidemos, o quede paralizada por el avance de las tecnologías. Como dijo Gustavo Adolfo Bécquer, " No digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas pero siempre quedara poesía. "
Así que "abre la botella amigo... Que tenemos un poema".

                                                                                                                  Emilia Ramos

A tu lado, y no puedes verme

A veces la emoción atenaza la garganta y el verso se comprime; se torna espejo de un corazón que se ahoga buscando un aire que no encuentra ... Y ahí surge la esperanza del verso; bocanada de vida para un alma angustiada que halla en él su refugio.

Respiro lento,
que a tu lado me ahogo
si no me miras.
Busco el cielo por asalto 
al verte llegar.
Suspiros de fogueo.
Espero mi rescate.

                      Daniel Rodríguez

Besas a la muerte en los labios

"Voces rotas" del pasado a veces resuenan, se confunden con las vibraciones del presente en la armonía terrible de un recuerdo doloroso. Pero tras el abatimiento llega la luz; siempre llega la paz que otorga encarar el miedo y seguir adelante.

¿Escuchas los gritos del pasado?
Dolor. Las voces rotas 
De seres que claman
Cambiar su destino acabado.
Se agotó la arena del reloj, 
Ya no suenan las agujas.
Cuando crees que se ha acabado,
Paralizado, congelado,
Atraviesas capa tras capa
Una locura siniestra, 
Desesperación eterna.
La muerte en cada esquina,
Cada espejo, te señala.
Corriendo hacia el abismo
Rodeado de rostros en blanco;
Las voces del pasado que atronan,
Los llantos húmedos que desgarran.
En una atmósfera oscura envuelto
Besas a la muerte en los labios,
Que arden como el Sol,
Como llama de Perseo, divina,

Te inunda de fuego. Libertad.

                           Diego Piqueras

Despertar al dragón

Un sentimiento pasajero, que sorprende en la soledad de la reflexión, puede desencadenar una riada de palabras que, canalizadas con la sutilidad de la poesía, puede convertirse en algo bello; en algo bello y arrollador.


Como halcones en la noche
Creemos volar, libres.
Nos prometen los lobos un cielo claro
De felicidad y aceptamos el trato.
Sin saberlo, vivimos y soñamos
Rodeados de una pura lana blanca.
Levantas la cabeza por encima
De las nubes, que ahora son ovejas.
Despertado del ensueño, 
Remontas contra corriente el río
Entre dorados salmones sonrientes.
Eres el bello salmón que ruge,
Poderoso rey de la sabana,
Que rompió con la leyenda
Y despertó al dragón 

Que en su interior descansaba.

                                   Diego Piqueras

viernes, 17 de marzo de 2017

Jueves, 16 de marzo: "¿...Poesía? ... ¿Por qué?"

Como cada jueves, a las siete de la tarde, volvimos a reunirnos. Comenzamos charlando distendidamente, como siempre lo hacemos, sobre cuestiones diversas, orientando todo a la celebración del Día Mundial de la Poesía... La Biblioteca nos había facilitado una pequeña antología de poemas que se expondrá la semana que viene para que los lectores elijan y dejen una línea en aquel que más les guste, que haya significado algo importante para ellos... que más le haya llegado al alma; ... "que más le haya llegado al alma", sí. ¿Qué buen poema no lo hace? es la magia inexplicable de la Poesía ... Uno de nosotros, con voz conmovida, leyó:


"[...] Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo."
                                                     (Pablo Neruda)

Se hizo un silencio mientras el lector no pudo más que levantar la vista y dejar esos segundos de silencio que siguen a cualquier poema magnífico ... "Se me quiebra la voz; se me quiebra cada vez que un poeta me ha leído el alma antes de que yo lea el poema" alcanzó a decir... Ciertamente, es una magia inexplicable la que se crea en torno a la Poesía; la magia que es tan necesaria en esta sociedad que se nos desborda, que se cae de pura dureza. Nadie fue capaz de leer nada más; la emoción nos llenó a cada uno de nosotros en la certidumbre de que, a partir de ese momento, todos habíamos crecido en esa parte del corazón que alberga la sensibilidad y el amor a lo que hacemos. 

¿Por qué es necesaria la Poesía? Verdad, no es autoayuda, ni la búsqueda del arte por el arte, ni de la fama, y ni ver un nombre en la firma de un libro... Las razones son otras: la Poesía hace grande al ser humano porque lo vuelve consciente de esos sentimientos profundos que son precisamente aquello que lo humanizan. La Poesía es necesaria porque da una visión fiel de un reverso del mundo donde todo es auténtico y donde es posible aspirar a la armonía y a unos nobles ideales ... La Poesía es fundamental porque es pasión necesaria, es sustancia del alma, es licitud del sentimiento: es la aceptación de la vida en su plenitud constante y verdadera.

                                                                                             Rocío Romero Aguilera

lunes, 13 de marzo de 2017

Rompes con las olas ...

En ocasiones, el alma estalla por pura -y hermosa- concentración de sentimientos... es entonces cuando el poema regresa para recoger los pedazos de un corazón que se parte, y lo sana, y lo convierte en belleza.

Rompes con las olas,
todos mis intentos de volar fallidos.
Y cuando caigo;
con heridas en mis latidos.
Me sonríes con dientes de vampiro,
apurando el ultimo trago,
antes de decir como en un suspiro.
Que sístole y diástole,
no estarán nunca mas conmigo.
Que han preferido aliarse a tus ventrículos.
Que tu sin saberlo,
has prendido fuego al desastre que llevo conmigo.
Para no querer ser desastre,
si no es contigo.
¿ Como te explico ?
Que has hecho del iceberg añicos,
que en Chernóbil , por fin,
han nacido lirios.


                              Emilia Ramos

lunes, 27 de febrero de 2017

El día que no te conocí

Qué se puede añadir cuando un poema hace enmudecer, cuando llega, las palabras que rondaban el alma esperando retratar un sentimiento... más allá de la expresión, y por encima de ella, está la emoción que libera, sana, y eleva el espíritu:

El cielo gris de febrero
Tan pálido de niebla,
Tan desolada dejaba la mañana.
Caminé tras la danza de tu pelo
Y a tu lado mis sueños,
En silencio, como heridos,
Al verte pasar.

                       Daniel Rodríguez

sábado, 25 de febrero de 2017

Antonio Machado murió el 1 de agosto de 1912 ...



Cuando murió en Soria su amor único [...] 
mantuvo su idilio en su lado de la muerte [...]; puso su casa de novio
viudo para afuera, en la tumba, secreto palomar [...].

Juan Ramón Jiménez, "Españoles de tres mundos".

El pasado miércoles, 22 de febrero, conmemoramos la muerte de Antonio Machado, uno de los mayores poetas de nuestra Literatura. Y en el taller quisimos rendirle un homenaje; podríamos haber hablado de su vida, su obra, su lucha política, por los derechos del ser humano y la cultura que le hace serlo ... Eso quedó para otro día; qué mejor homenaje podríamos hacerle que recordar esa sensibilidad poética, esa intensidad en lo sutil, que lo elevó por encima de unos horizontes de la lírica nunca vistos... Y esa sensibilidad que tan bien supo guardar en sus mejores versos maduró cuando Leonor, esa muchacha soriana de ojos oscuros, le enseñó lo que era vivir de verdad. Pero la vida se empeñó en hacer a Machado poeta por el dolor, y quiso robarle lo que más quiso nunca; Leonor cayó enferma al poco tiempo de casarse:

"Querida mamá -escribiría en una de sus cartas- no te acongojes tú por mi situación. El golpe terrible para mi fue el que me llevé en París, cuando la enfermedad de Leonor nos hirió como un rayo en plena felicidad".

Volvieron a España, donde el poeta siguió dando muestras de ese amor tan profundo que sintió por ella; olvidado su ser para entregarlo todo por unas gotas de la salud que se extinguía en su esposa. Los que pudieron verlo, así lo afirmaron:

«Cada mañana -relataba el tío de Leonor- llegaba aquí empujando el cochecito de la enferma. Hablaba con ella en voz baja; también le leía periódicos. De vez en cuando se separaba de ella unos instantes y se asomaba a la barbacana. Él decía que era para ver el paisaje; yo creo que era para que su mujer no le viera llorar. Muchas tardes, antes de volver a casa, don Antonio acercaba el cochecito a la iglesia y abría la puerta para que Leonor rezara a la Virgen»

Cuando ella murió, se acabó la vida para Machado: finalizaron sus esperanzas en un futuro feliz al lado de la mujer que tanto había amado -y que amó hasta el final-; finalizaron esos destellos de la alegría del sur en sus poemas... A pesar de todo, siempre, en sus versos, quedaría el trasfondo del amor vivido, de la paz que trajo ella a su alma, de la esperanza de ver renacer su unión, si no en esta vida, más allá de la muerte que tanto buscó y que al fin encontraría un 22 de febrero de 1939.

[...] Con los primeros lirios
y las primeras rosas de las huertas,            
en una tarde azul, sube al Espino,
al alto Espino donde está su tierra…
                          "A José María Palacio"


martes, 21 de febrero de 2017

"¿...Poesía? ... Yo invito" en prensa

Se cumplió el sueño: nuestro taller sigue adelante, vivo y con fuerza. Porque en Arganda hay poesía,  y a ella se ha rendido un grupo de jóvenes que no está dispuesto a que se tache de inculto el lugar donde viven y/o estudian. 
Ha habido muchas dudas, preocupaciones, vacilaciones, miedo al no, ... pero, al final, la poesía ha vencido y ha llenado de fuerza los corazones -y los bolígrafos- de estos chicos que no han dejado de luchar en ningún momento. Se buscaron a sí mismos, y encontraron  la Poesía; el verso guió sus pasos en el camino de la ilusión, del deseo de hacer de su vida algo intenso, de vivir con una sensibilidad que colma de plenitud hasta el mínimo detalle ... Me encontraron a mi en ese camino, -como pudieron encontrar a otro que les hubiera seguido del mismo modo-, y les acompañé porque su entusiasmo y su forma de escribir son irresistibles; y correspondo a su iniciativa porque lo merecen y porque sé que llegarán lejos. Si alguien pudiera ver sus miradas cuando leen sus poemas, cuando se emocionan con unos versos, cuando dejan volar sus palabras y estas por si solas parecen fundirse en un poema infinito... quedaría rendido ante ese entusiasmo, el mismo que me cautivó desde el principio; que disipa mi cansancio para reunirme con ellos cada jueves por la tarde.
Y todo esto, la labor de esos poetas que empiezan a vivir, debía tener su premio: durante la pasada sesión del taller nos acompañó Laura, la redactora de la Revista "Este de Madrid", que tuvo la generosidad de querer dedicarnos su tiempo y sus líneas. Pasamos un rato extraordinario, en el que intercambiamos impresiones, expectativas; hablamos de cómo comenzamos a escribir, de cómo nos enamoramos del mundo por mediación del verso, ... de cómo la poesía ha salido a nuestro encuentro cuando la pensábamos lejos, de cómo nos salva de lo cotidiano otorgando sentido a una realidad que parece ir perdiéndolo a veces. Entre risas, momentos de seriedad, entre lectura de poemas, los chicos no olvidaron cómo surgió el taller, ni la gente que les ha animado; sin duda quisieron dar las gracias a Antonio Daganzo, que tanto apoyó la iniciativa y que incluso nos dedicó una visita inolvidable el curso pasado; tampoco dejaron de recordar a Cristina Asenjo, profesora del IES Grande Covián que vio nacer el taller y de quien tanto aprendimos. Fue una sesión muy emotiva que nos ayudó sin duda a consolidarnos como grupo. Por eso enviamos desde aquí nuestro agradecimiento a Laura, a Lourdes, y a la Revista "Este" en general, por darnos esta oportunidad de hacernos ver, no por la fama -tan voluble y a la que ni siquiera aspiramos- sino por ayudarnos a difundir la poesía en Arganda, que es nuestra mayor aspiración y nuestro mayor premio. Gracias sinceras a todos los mencionados y a los que conservamos, en definitiva,  en nuestro recuerdo y nuestro corazón.

                                                                                           Rocío Romero

miércoles, 15 de febrero de 2017

A ti

Cuando hay poesía honda y verdadera, sobran más palabras ...


A ti, 
a ti que coges el amor y lo colocas junto a la sien.
Esperando que disparen,
que te vuelvan a rebanar el sentido.
A ti,
a ti que coges el amor y lo machacas,
que vuelves acero los latidos.
A ti,
a ti que me diste un caminar suspiro,
unos alfileres en los oídos.




A ti, 
a ti que coges el amor y lo colocas junto a la sien.
Esperando que disparen,
que te vuelvan a rebanar el sentido.
A ti,
que todavía tienes miedo de caer junto a los precipicios.
A ti,
que no sabes que no hay mayor caída libre,
que la que han pasado estas rodillas.
Suplicando que volvieran,
aunque solo fuera porque yo también necesitaba sentir la pistola,
cerca, bien cerca, para sentir el peligro.
A ti, 
que no te das cuenta. 
De que a esta pistola;
no le queda ni una sola bala.


                                            Emilia Ramos

jueves, 2 de febrero de 2017

Titán adorado venido a la tierra

Cuántas veces la poesía es transporte a realidades vivas capaces de contener los sentimientos que quizá unas líneas -unos versos- no podrían. La poesía salva incluso en eso; es hermosa incluso en su humildad; cuando la palabra se hace demasiado pequeña como para albergar un corazón que se expande, sabe llevar a este a la calma.

Tú, inconmensurable sin igual,
Titán adorado por guerreros y artistas
Eres el cielo azul venido a la tierra
Que desde nuestros albores
Rudos, elementales al punto
Cautivaste y refinaste.
Tu grandeza intimida, 
Tu pureza deslumbra
Y tus misterios inspiran.
Mar que del que venimos
Y siempre hacia ti miramos
Con añoranza y nostalgia
Permíteme darte las gracias.
Son tus frías olas 
Mis suspiros de vida;
Tu espumoso rugido,
Mi refugio del pesar;
Tu salada corriente,

Mi transporte a la paz.

                      Diego Piqueras